Numero de Registro: 0313/2016
Fecha de Ingreso: 04/04/2016 hora: 09:00:00
FICHA DE INGRESO

Nombre y Apelido del Investigador Principal:
MA. FATIMA ESCOBAR NOGALES
Dirección: -
Teléfono: 0 E-mail: - fax: 0
Unidad de Investigación y/o Facultad de Origen:
FACULTAD HUMANIDADES
Fuente de Información Tipo de Resguardo Ubicación en el estante
EXPOCIENCIA 2015 Física SI digital SI -
Inventores - Dirección - Nacionalidad
-
Nombre del Proyecto:
“LA SUBJETIVIDAD DEL ADOLESCENTE CON RESPONSABILIDAD PENAL ATENUADA RESULTADOS PARCIALES: CENTRO DE REHABILITACIÓN SANTA CRUZ (CÁRCEL DE PALMASOLA) Y CENTRO DE REINSERCIÓN SOCIAL FORTALEZA GUILLERMO MARAVALLE”
Certifica Autenticidad:
SI Bolivia 04/04/2016

“LA SUBJETIVIDAD DEL ADOLESCENTE CON RESPONSABILIDAD PENAL ATENUADA RESULTADOS PARCIALES: CENTRO DE REHABILITACIÓN SANTA CRUZ (CÁRCEL DE PALMASOLA) Y CENTRO DE REINSERCIÓN SOCIAL FORTALEZA GUILLERMO MARAVALLE”


-

-

-

“LA SUBJETIVIDAD DEL ADOLESCENTE CON RESPONSABILIDAD PENAL ATENUADA RESULTADOS PARCIALES: CENTRO DE REHABILITACIÓN SANTA CRUZ (CÁRCEL DE PALMASOLA) Y CENTRO DE REINSERCIÓN SOCIAL FORTALEZA GUILLERMO MARAVALLE” Puntualmente, las conclusiones arribadas hasta el momento actual de la investigación en curso son las siguientes: Contrariamente a lo que se afirma sobre el adolescente en conflicto con la ley -que “éste sería un infractor” debido a la pobreza material en la que vive o de la que proviene- se evidencia que la pobreza material no aparece subjetivada por los adolescentes como “causa” de su acto reñido con la ley, ni de su “ser” adolescente. Lo que sí aparece dando sentido a su privación de libertad, es que no tuvo recursos (dinero) para pagar por su libertad. La adolescencia para estos adolescentes no tiene tanto que ver con los cambios anatómicos, somáticos, morfológicos, ni con a la edad cronológica -que aquí oscila entre los 8 a los 20 años- ; sino con el Otro; con el cuerpo en términos de la irrupción de un goce éxtimo; con los otros, los amigos; con las respuestas que se dan ante la pregunta por lo masculino, el grupo; con la respuesta que dan ante la pregunta por la feminidad, la maternidad; con el amor, etc. Para muchas adolescentes -por no decir todas- el despertar de la pubertad fue la maternidad, otra metamorfosis sumada a la de la pubertad. Así mismo, definen su adolescencia desde el significante “divertirse”. Este divertirse es un imperativo categórico consistente en ir a discotecas. En cambio para los adolescentes, este despertar de la pubertad estuvo ligado también al cuerpo, pero en términos de hacerlo experimentar sensaciones inéditas, ilimitadas, como son las drogas, el alcohol, etc. Llegando a convertirse en una urgencia, una necesidad imperiosa que debía ser satisfecha, en desmedro del amor y el deseo que no logran articularse al goce. La intrincación de los mismos –si la hubiera- hiciera a los límites de la satisfacción pulsional. En el discurso de las adolescentes no aparece alusión alguna a Dios, como alguien que da sentido a su existencia. Es más, las adolescentes no hicieron referencia a religión alguna. Diferente a la función que Dios, Cristo y la religión, tienen para los adolescentes varones: una función de contención afectiva, de referente de saber y de verdad. En síntesis, un ser capaz de dar sentido a su cruda experiencia subjetiva, haciendo más tolerable su vida privada de libertad y su desarraigo social. Las adolescentes hablan de “castigos” en caso de indisciplina: aislamiento o encierro en el “bote” (cuarto pequeño). En contraste los adolescentes no hacen referencia a los castigos, hacen referencia a reglas “duras” de autoregulación grupal, sea para lo “bueno” como sea para lo “peor”.  La adolescencia tanto para mujeres y varones está ligada a un salir de casa -un fuera del hogar familiar- con la diferencia de que en el caso de los varones hay un afecto presente: el aburrimiento, que tiene que ver con ciertas actividades aburridas y con estar aburrido, no así con “ser” aburrido. El acto reñido con la ley, al parecer no marca precisamente un antes y un después en la vida de los y las adolescentes, como sí marca la privación de libertad. De ahí que surge la reflexión: ¿Se constituye el acto infractor en un acto según lo conceptualiza el psicoanálisis, es decir, en tanto hace aparecer al sujeto porque éste ha cambiado de lugar? O ¿El acto infractor es resignificado desde la privación de la libertad? Por ahora, se puede hipotetizar que no hay pensamiento, antes ni durante ni después del acto en conflicto con la ley; sino hasta la privación de la libertad. Hay una resignificación de la adolescencia a partir del ingreso a la institución: un antes de y un después de. Sin embargo, hay que señalar que la subjetivación que hacen las y los adolescentes en la Cárcel de Palmasola y los del Centro de Reinserción Social Fortaleza tienen diferencias a considerar: desinserción social caracteriza a la primera y contención socio-afectiva caracteriza a la segunda. Para citar un ejemplo, los adolescentes en Palmasola piden una nueva oportunidad, como un llamado al Otro que está ausente, sea como institución, sea como familia, sea como sociedad. Aquí, finalmente sólo a ellos les importa si quieren seguir vivos, de ahí la desinserción social. A diferencia, los adolescentes del Centro Fortaleza no piden otra oportunidad, sólo quieren su libertad, salir de ahí, donde sus vidas sí importa, a una familia con la que todavía hay algunos lazos significativos, como a todo un equipo de profesionales que se responsabilizan por ellos y su permanencia en la institución.  La figura del Otro, aparece de forma más prevalente en el discurso de los adolescentes varones de Palmasola, ya sea encarnado en Cristo como una figura paterna, en la religión, en la institución y en los ideales.  El grupo juega un papel determinante en los adolescentes no así en las adolescentes. Al parecer esta diferencia responde a dos lógicas en cuanto a la posición sexuada masculina y femenina. El tema de la sexualidad, estuvo más ausente en los adolescentes que en las adolescentes, “silencio” que puede deberse a la técnica empleada -grupos focales- donde se trata de hablar frente a sus pares. En el caso de las y los adolescentes, la gran figura ausente en su discurso, fue la madre.

Ing. Raul Machaca